viernes, 24 de diciembre de 2010

¡¡¡FELÍZ NAVIDAD!!!


Desde estas cuatro paredes deseamos que paseis una noche maravillosa rodeados de aquellos que más os quieren. Esperamos que por la puerta de vuestra casa sólo entre la alegría, el amor y, por supuesto, miles de regalos. 

Mis cuatro paredes se han llenado de cierto movimiento, nos faltan algunos que queremos pero Ángela está en camino. Por eso, sólo queremos esta noche que las risas resuenen en la casa, que los villancicos no paren y que la comida no falte. Sabemos que desde allá arriba no quieren que tengamos penas.

¡¡¡FELÍZ NAVIDAD!!!

lunes, 20 de diciembre de 2010

Pescadilla al horno con verduras y noticias

Al final nada merjor que volver a la rutina. Pasamos unos días durillos acostumbrándonos a la ausencia de Xiao, sobre todo por que mi perra lo está pasando fatal. Se le ve triste y con miedo, cada vez que nos vamos lo pasa fatal, parece que piensa que no vamos a volver. Nosotros ya estamos mejor, hemos recogido sus cenizas y parece que tenerlas en casa reconforta un poco.

Quiero agradeceros vuestras muestras de apoyo y de comprensión. Es maravilloso encontrarte con gente como vosotr@s en el camino. Nunca pensé que tantos podríais entenderme y me encanta saber que quereis tanto a vuestros bichillos como yo. Espero que me disculpeis por que os he tenido olvidados pero esta semana me pongo al día con vuestros blogs.

Sin embargo parece que las malas noticias no acaban. La semana pasada tenía ecografía y revisión con mi tocóloga. La nena no está engordando y está muy bajita de peso. Me repiten la eco antes de nochevieja y si sigue igual tendrán que provocarme el parto. Me tranquiliza que nos dijese que respecto de su formación todo está bien. De momento, vida más tranquila y a comer más.

Ahora sólo tengo que recuperar las ganas de cocinar, llevo una semana tirando de cosas sencillitas. Plancha, pasta y verdurita hervida. Eso sí, para cenar parece que por fín me entra el pescado. Llevo todo el embarazo que no soportaba el olor y ahora ya no me incordia tanto así que recurro a un plato rápido y sano como éste, la pescadilla al horno con verduritas.

Ingredientes
  • 1 pescadilla de 1 kg. en dos lomos
  • 1/2 cebolla
  • 2 pimientos verdes
  • 1 pimiento rojo
  • 2 tomates
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Albahaca
  • Vino blanco
Elaboración

En una fuente resistente al horno pondremos una cama con las verduras cortadas en juliana salvo el tomate que lo partiremos en rodajas. Pondremos encima los lomos de la pescadilla, previamente salados, y espolvorearemos un poco de albahaca seca.
Rociaremos el pescado con un chorro de aceite de oliva intenso y con un vaso de vino blanco.
 
Introduciremos en el horno, previamente precalentado, a una temperatura de unos 180º y dejaremos hasta que esté hecho controlando que no se seque. En mi caso en unos 10-12 min. está listo utlizando la opción con aire.
Es muy rápido y sencillo de preparar y a mí me encanta mezclar el pescado con las verduritas asadas.


viernes, 10 de diciembre de 2010

Carta a mi rey Xiao

La primera vez que te ví tendrías a penas un año, salías del portal de tu antigua casa a toda velocidad y ni me miraste. En ese momento ni tu chico ni yo estabamos juntos, ni casi nos conocíamos. Eras un cachorro grandote y vivaracho que sólo quería correr y correr.

Pasó un poco de tiempo y empezamos a vernos mucho, yo se que tú no me querías demasiado. Era la que te quitaba tiempo con  tu chico, a la que hacía más mimos que a tí, ... recuerdo como me mirabas a lo lejos, no me dejabas casi ni tocarte. Era una extraña que se metía en tu familia. Pero aprendiste a quererme y yo a tí. Nunca has sido un perro normal, tenías ese algo especial que atraía a todo el mundo. Empezaste a dejar que te mimase, me dejabas pasearte y me obedecías en la calle, eso sí con el "chico" mirándote desde la ventana. Salías contento a recibirme a la puerta, y comenzabas a jugar. Siempre esperándome al pie de la escalera.

Recuerdo unas vacaciones, el viaje que nos diste hasta la playa. No te gustaba el coche, aullabas y no parabas de moverte. Y yo no sabía que hacer ... y es que tú sólo querías que tu chico estuviese contigo en el asiento de atrás. Nos cambiamos y te calmaste, yo seguía siendo una de fuera de casa. En el camping en la playa todos te conocían, escarbabas los agujeros más grandes que te podías imaginar, te bañabas en la playa, te ibas monte arriba,  ... pero siempre regresando.  

Y así pasaron 6 años, en los que me enamoré de tí y supe que, donde tu chico iba, allá ibas tú. Por eso, cuando antes de casarnos tu chico vino a vivir a casa, allí te fuiste tú también. Pensamos que el jardín te haría muy felíz hasta que el primer día que te dejamos fuera lo destrozaste, te sentaste orgulloso en mitad del cesped y nos miraste desafiante. Supimos que tu sitio estaría dentro, con nosotros. Al casarnos lo pasaste fatal, te faltaba tu familia, por que yo aún no lo era. Dejaste de comer, te apagabas y yo no sabía que hacer. Pensamos que tendrías que irte de vuelta a tu antigua casa pero ... llegó tu tata Seika y tu vida y la nuestra cambió.


Desde entonces hemos sido una familia, los cuatro siempre juntos. Me aceptaste como una más y se que me querías mucho. Educaste a Seika, cuidaste de ella, de todos, jugaste, corriste, ... Y enamoraste a todos, recuerdo como los niños de la urbanización venían de propio a verte y a jugar contigo. Con todo lo grande que eras, con todas las perrerías que te hacían jamás tuviste un mal gesto con ellos. Empezó la época de tus cosillas, primero las operaciones en los ojos, luego descubrieron tu diabetes, ingresos, comas diabéticos, ... más tarde un par de tumores, una infección sin identificar ... pero de todo, de todo salías más fortalecido. 


Este último año has luchado mucho, la diabetes se llevó tu vista y perdiste muchas cosas. Sin embargo seguías disfrutando de tus baños en la piscina en verano, de pasear por el jardín, de tus mimos, de tus siestas. Poco a poco te ibas despidiendo, aunque nosotros no queríamos verlo. Tus patitas traseras perdieron fuerza, pero daba igual, tu siempre luchabas por levantarte y te quejabas si tratabamos de ayudar. Siempre has sido un cabezón.


Sabes que hemos hecho todo, todo y más por tí. Sabes que si se hubiese podido, hubiesemos hecho más. Pero ayer, 9 de diciembre, decidiste que era el momento del irte. Estabamos los tres sólos, tu tata Seika, tú y yo. Me hiciste un gesto con la pata y me acerqué. Simplemente te apagaste en mis brazos, sin sufrimiento, sin dolor. Has estado 15 años con nosotros y te agradezco cada minuto que me has dado. Cada beso, cada mimo. Echaré de menos enfadarte tocandote la pata de atrás, cosa que odiabas, pedirme la cena aullando cuando tenías hambre, tus ronquidos por la noche ... tantas cosas.

Se que tienes que estar ahora en el cielo, que vuelves a ver y a poder correr. Se que hay gente esperándote y que cuidará de tí. Mientras aquí te recordaremos siempre. Has dejado un hueco muy grande.

No pretendo que nadie lo entienda, muchos pensarán que es sólo un perro pero no es así. Es mi Xiao y es de mi familia, por eso tiene derecho a que se le recuerde y se le llore. Por eso y por que nunca, nunca me ha fallado. Por que ha estado a los pies de mi cama cuando he estado triste y enferma, por que ha estado en los momentos alegres y por que sin hablar ha dicho muchas más cosas que otros de dos patas. 

Xiao, te quiero. Espero que haya pasado el dolor y vuelvas a ser felíz. Vigila desde allí arriba que todo esté en orden. Gracias por que esta extraña haya podido ser parte de tu familia. Mil besicos mi rey, mi osito chino.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Pastelillos

De nuevo tengo que sacar a mi abuela para explicar la receta. En mi casa de mi abuela se comen pastelillos, no empanadillas como en el resto del mundo. ¿Por qué? Pues la verdad es que no tengo ni idea, si se trata de empanadillas compradas fuera de casa si que las llamamos así pero si son caseras son pastelillos y punto. Esto da lugar a más de un momento curioso, sobre todo cuando tapeando pides un pastelillo en un bar y te miran con cara de estar loca. Y es que a mi abuela no se le lleva la contraria y todos asumimos que es así, para eso es la mejor cocinera del mundo (yo no puedo decir lo de que mi madre es la mejor por que ni sabe ni quiere aprender a cocinar). Y aunque el Sr. de la casa ha tratado de convencerme de que las llame empanadillas al final es él quien ha terminado pidiendo "pastelillos" para comer.

Ingredientes
  • 1 paquete de obleas o masa para empanadillas
  • 1 lata mediana de atún en escabeche
  • 1/4 cebolla
  • 1 lata pequeña de pimiento rojo
  • 1 - 2 huevos duros
  • 1 huevo
  • Salsa bechamel:
    • 40 gr. de mantequilla
    • 40 gr. de harina
    • 350 ml. de leche
    • 1/4 pastilla de caldo Starlux
    • Nuez moscada
Elaboración

En un bol pondremos el atún desmigajado junto con la cebolla, el pimiento rojo y los huevos duros muy picados. Lo mezclaremos todo junto y reservaremos.


Prepararemos la bechamel, en primer lugar derretimos la mantequilla y, a continuación, añadimos la harina. Damos una vuelta a la harina para que se dore con el fuego más bien bajo. Después incorporaremos poco a poco la leche (previamente templada) sin dejar de remover con unas barillas para evitar que se formen grumos. Cuando esté ligada y sin grumos añadiremos 1/4 pastilla de caldo starlux y rallaremos un poco de nuez moscada. Dejaremos cocer unos minutos más. 
Cuando la bechamel esté lista añadiremos la masa de atún preparada inicialmente y le daremos unas vueltas para que quede incorporada. Después lo sacaremos a un plato y dejaremos que se enfríe antes de montar los pastelillos.

Preparar los pastelillos, es decir, pondremos una cucharada de masa por oblea y sellaremos con la ayuda de un tenedor. 


Después podemos freírlos en aceite bien caliente o, como los he preparado hoy yo, dorarlos en el horno. Los pondremos sobre papel de asar y los pintaremos con huevo batido, los introduciremos en el horno previamente precalentado y los dejaremos hasta que estén dorados.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Sopita para curarse el resfriado

Aunque pueda parecerlo yo no estoy resfriada, ayer salimos y el Sr. de la casa, que es muy valiente, se fue poco abrigado por lo que se ha levantado con una garganta horrible, fiebre, ... es decir, un resfriado en toda regla. En estos casos, no hay nada como un caldito casero para calentar el cuerpo y eso le he preparado pero ... con truco. Y es que mi abuela, que es la mejor del mundo, me congela botes de caldito para que siempre tenga uno a mano en casa. El caldo de mi abuela es el mejor del mundo, claro, como el de todas, jajaja. No tiene mayor misterio que cocer mucho tiempo y buenos ingredientes. En este caso, mi abuela apuesta siempre por un trozo de gallina, hueso de ternera, hueso de jamón (más bien taco de jamón con hueso), patata, zanahoria, cebolla, garbanzos y algo más que ahora se me escapa. Por supuesto no sólo el caldo, las croquetas posteriores son inimitables también. La pena es que como siempre me prepara todo nunca me fijo en como lo prepara, cuanto tiempo, como hace esas croquetas tan ricas ... Tengo pendiente ir dos mañanas a su casa, por el caldo y por las lentejas por que, por mucho que lo intente, nunca me salen como a ella.


Respecto a mi multitud de frentes abiertos voy a resumir un poco:
  • Mi caldera nueva funciona a la perfección, calienta la casa mucho más rápido y se supone que es más ecológica y económica. Cuando llegue el recibo del gas os contaré.
  • El viernes fuí al juzgado y presente la documentación, hice una minideclaración y probablemente iremos a juicio más que nada por que mi "jeta particular" declara el accidente en un lugar distinto del parte amistoso y del que yo declaro. Eso sí, sigue de baja desde el 21/10. Yo no se si alucino más con él o con el médico que le está firmando las bajas.
  • Y lo más importante de todo, mi nena. Aunque no tocaba ecografía le pedí al ginecólogo que me hiciese una por que son muchos días sin verla, jajajaja. Verla, verla, sólo un instante. Debe ser vergonzosa y no hay manera. Sigo con poco líquido amniótico pero no es preocupante, que siga bebiendo mucha agua y no me dió más solución. La nena está bien pero bajita de peso para su tiempo, claro, me tienen comiendo de dieta por no engordar así que me han dado un poco de manga ancha (¡¡¡BIEN!!!). Lo que sí me ha dicho es que es muy larga, unos 5 cm. más de su tiempo así que me da que tengo un par de bodies que no estrenará. Ya está en los 42 cm. y sólo estamos en la semana 32.
Para terminar ayer nos fuimos de concierto el Sr. de la casa y yo. Nos fuimos a ver a un paisano, Bunbury. Soy un caso raro en mi tierra, a mí me gusta Bunbury pero no Héroes del Silencio. El concierto me gustó muchísimo, como siempre prefiero su directo al disco pero ... me encantaba su anterior banda, el Huracán Ambulante. Introducía en sus canciones violines, chelos, trompetas ... y ahora se ha vuelto más rockero. Demasiada guitarra eléctrica para mi gusto y para el de Ángela que se quejó un par de veces. La suerte, que sus conciertos son sentados por lo que pude ir por que 2 horas de pie me temo que no hubiese sido factible. Después aún tomamos algo por ahí con mi cuñada, me da que Ángela me va a salir marchosa por que no me molestó nada en toda la noche, es más creo que estaba disfrutando.

Aquí la mami y Ángela riéndose y disfrutando
Ahhhh, y un recuerdo a los afectados por los controladores. Sinceramente, no entiendo que un colectivo tan privilegiado juegue así con la gente y lo peor, se le permita salir impune de ello.

martes, 30 de noviembre de 2010

Pingüinos en mi salón

Una entradita rápida, por fín están cambiando mi caldera. Seguramente uno de los días más fríos. Me he levantado con el jardín nevado, desgraciadamente la lluvia ha acabado con la nieve antes de poder hacer una fotillo. Eso sí, desde las 8 AM sin calefacción ha supuesto una invasión de simpáticos pingüinos.
Espero que la hagan funcionar sino deberemos emigrar a otras latitudes.


Y esta tarde consulta con el gine para ver como sigue mi pequeña, espero traer buenísimas noticias. Ya os contaré y espero tener una fotillo, que como no se deja no tenemos una triste eco que enseñar, jajajaja.

Espero que no esteis pasando demasiado frío por ahí.


Os dejo con mi cantante favorito, Ricardo Arjona, y sus pingüinos en la cama (que conste que sus duetos no son su fuerte).

domingo, 28 de noviembre de 2010

Albóndigas de pollo y pavo o la importancia de una buena pollería

La verdad es que esta semana he estado muy desganada para cocinar,se ha juntado lo del coche, mi caldera que funciona a ratos y mi perrete que vuelve a estar pochillo (y que me supone levantarme 3-4 veces por noche) por lo que he estado muy cansada. Eso sí, las cosas se van solucionando.
  1. El viernes me llamó la abogada del seguro del coche, me comentó que no me preocupase por que presentaremos también mi documentación y que además ya le han archivado dos partes del hospital como que no le apreciaban ninguna lesión así que me supongo que no puede verle demasiado el médico forense.
  2. Entre el lunes y el martes me montan mi caldera nueva. No sabeis las ganas que tengo de dejar de estar pendiente al mínimo ruido, de poder ducharme con una temperatura constante y a poner la calefacción y que funcione a la primera (sobre todo con el frío que está haciendo).
  3. Y esta semana tengo ginecólogo por lo que espero daros novedades de la nena.
Ahora explico el título. Para mí es muy importante tener confianza en los sitios donde compro la carne, el pollo y el pescado. Son cosas que no suelo comprar en grandes superficies, salvo causa de fuerza mayor, ya que me gusta ver en directo las piezas, elegir el corte, ... y eso de las bandejas plastificadas no va conmigo.

Por supuesto, como las albóndigas caseras no hay nada pero muchas veces las compro preparadas y las congelo por caso de apuro. En concreto estas son de pollo y pavo, me resultam más ligeras. La pollería donde las compro está en un mercado de esos de toda la vida, las hacen ellos y sabes que solo usan carne, carne (por decirlo de algún modo). Y lo cierto es que en casa, muchas veces no saben distinguir si las he hecho yo o si las he comprado. Así que esta receta no tiene mayor misterio que una buena salsita de tomate para untar pan sin parar.

Para los muy observadores sólo hay 11, el Sr. de la casa dió buena cuenta de una antes de la foto

Ingredientes
  • 12 albóndigas de pollo y pavo
  • 1 lata de 250 gr. de tomate triturado (Yo uso la marca Marzo que es de Aragón)
  • 1/2 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 2 pimientos verdes
  • 1 pimiento rojo (no muy grande)
  • Aceite de oliva
  • 1/2 pastilla de caldo Starlux
  • Azúcar
Elaboración
En primer lugar freiremos las albóndigas en abundante aceite aceite de oliva a fuego medio para que queden hechas y doradas pero sin quemarse. Las sacaremos a una fuente con papel absorvente para retirar el exceso de aceite y reservaremos.

Mientras picaremos muy fina la media cebolla y la pondremos a rehogar a fuego lento. Iremos picando los pimientos y los añadiremos a la cebolla. Subiremos a fuego medio e iremos salteandolo. Cuando la cebolla esté dorada y los pimientos tiernos añadiremos el ajo laminado. Por último el tomate triturado, la 1/2 pastilla de caldo y una cucharadita pequeña de azúcar para quitar la acidez del tomate. Dejaremos cocer durante 8-10 min. a fuego medio. Probaremos y rectificaremos de sal o azúcar.

Entonces, pondremos las albóndigas y les daremos unas vueltas para que se impregnen de la salsa y se calienten.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Mi primer premio

La verdad es que me ha sorprendido un montón, le tengo que dar las gracias a Sweet Audrey por acordarse de mí. Os recomiendo que os paseis por su blog, tiene un poquito de todo. Se supone que debo pasarlo a 10 blogs pero creo que es mejor que lo coja cualquiera de los habituales (si estais en mi lista es que me gustais mucho, jajaja). Y ahora contesto a las preguntas para que me conozcais un poquito más. Esta es la idea de estos premios en el fondo, ¿no?





1. ¿Por qué creaste el blog?
La verdad es que llevaba tiempo siguiendo blogs de muy diferente tipo y, al quedarme en paro, me pareció que era una buena idea crear uno con mis aficiones que me hiciese un poco de diario. De momento me he centrado en la cocina pero me encanta la ropa, los animales, ... y poco a poco quiero enseñaros todo.

2. ¿Qué tipo de blogs sigues?
Mayoritariamente los vinculados a la cocina, en este momento es lo que más me apetece pero leo muchos vinculados a la moda y a la adopción de animales.

3. ¿Cuál es tu marca de maquillaje favorita?
Aquí no tengo dudas, Dior. Es el que más respeta mi piel, más natural me queda y menos se nota. Y sino las tierras de Guerlain.


4. Producto de maquillaje imprescindible.
Pintalabios, cacao o gloss. Sin algo de ello no puedo salir de casa.

5. Perfume favorito.
Délicies de Cartier.


6. Marca de ropa favorita.
Aquí debo decir que soy extremadamente infiel, compro lo que me gusta y me queda bien y lo que mi economía me permite así que mi armario tiene un poco de todo. 

7. ¿Tu color favorito?
Ufff, esta sí que es complicadísima para mí. Todo depende, en todo caso es más facil decir que me gustan todos depende del momento, de la estación del año ... eso sí, no me falta el blanco, el negro y el rojo en cualquier prenda.

8. ¿La película que más te ha gustado?
Pocketful of miracles de Frank Capra, es una película que me encanta aunque es más conocida ¡Qué bello es vivir!.


9. ¿Qué país te gustaría conocer?
Muchos, pero me encantaría conocer a fondo España.

Y ahora el premio es del que lo quiera.

Besicos.

martes, 23 de noviembre de 2010

Pechugas de pollo con salsa de piña y curry

Desgraciadamente el Sr. de la casa no puede venir a comer al mediodía así que normalmente como sola. Para mí es un problema ya que no me gusta demasiado cocinar para una persona sola ni que me queden mil sobras por el frigorífico. 

Hoy me he levantado pensando en pollo y piña, pero de nuevo sólo para uno, así que me he dedicado a mirar por diferentes sitios alguna receta que me convenciese. Al final he topado con esta receta de pollo con salsa de piña y curry del blog Tentaciones. Me ha parecido rápida, sencilla y, sobre todo, aplicable a una persona sola. Ha sido muy poco lo que he variado la receta original y os puedo decir que me ha encantado, la voy a repetir sin lugar a dudas.


Ingredientes (1 persona)
  • 2 filetes de pechuga de pollo
  • 1 lata pequeña de piña natural
  • Sal
  • Curry
  • Aceite de oliva
Elaboración 
Ponemos a calentar unas gotas de aceite de oliva en una sartén antiadherente y en ella doramos 3 rodajas de piña. En esta lata salían 4 y he reservado una para la salsa. Una vez estén doradas, sin añadir más aceite, freímos los filetes de pechuga. Reservamos todo en un plato.

Para preparar la salsa, vertemos el líquido de la lata en la sartén en la que hemos dorado la piña y las pechugas. Añadimos una pizca de curry y la rodaja que hemos reservado en trocitos. Dejamos que reduzca a fuego medio hasta que queda como una especie de caramelo.

Y listo para servir, ponemos las rodajas de piña doradas y las pechugas con la salsa.

Como vereis, he incluido dos rodajas de pan de pasas, nueces y naranja. Me encanta este pan, lo compro en rodajas y lo congelo. Así lo uso cuando más me apetece. La panadería es espectacular, el problema de entrar es que te llevarías todo. No se si la gente de Zaragoza la conocereis, se llama El Petit Croissant pero os lo recomiendo tanto por la variedad de panes como por su repostería y por sus cosas saladas. 


lunes, 22 de noviembre de 2010

Novedades: Golpe del coche

En primer lugar, gracias a todas por vuestros comentarios. No sabeis el alivio que me supuso leeros, he pasado un fin de semana muy nerviosa.

Hoy he hablado con la persona que lleva este tema en mi seguro. Me ha tranquilizado mucho, me ha dicho que es difícil que lleguemos a juicio pero que me persone con la información que me solicitan. Eso sí, que tendré problemas por que en la citación está mal todo, mi dirección, mi matrícula, ... Era una chica amabilísima, vamos a intentar pedir el informe de la policía local (es complicado por que no fue atestado) y en caso de que siga adelante presentaremos también el historial de mi embarazo (4 meses de baja, reposos varios y el informe de urgencias de ese día de que no tengo nada). El "otro implicado" lleva de baja un mes gracias a ésto. Sin embargo, me ha comentado que tienen otro parte exactamente igual, del mismo coche, del mismo "tipo" de este año reclamando lo mismo. Vamos, que es un jeta profesional. Me ha dicho que no me preocupe, que lo van a mirar mucho y que con estos antecedentes las compañías se arreglarán casi seguro entre ellas.

De nuevo, mil gracias a todas. Ahora me pongo con mi otra condena, la caldera, y en cuantito esté solucionado, volveré a mi cocina.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Desconectada por fuertes motivos

Disculpadme si casi no paso por vuestros blogs o respondo vuestros comentarios.

Mi mes de noviembre no es exactamente bueno. Mi caldera decidió explotar esta semana, entre técnicos, presupuestos, etc. he estado completamente out. El lunes elegimos que caldera compramos y esperamos que para finales esté montada.

Como guinda del mes, no se si os comenté que se supone rocé a otro coche en un semáforo (se supone por que yo no me había movido). El conductor del otro coche en cuestión es un "jeta profesional". Salió del coche gritándome, diciéndome que le había arruinado la vida y que me iba a enterar y se fue corriendo. Al final policía y todo. El personaje llamó incluso a una UVI movil diciendo que no sentía las piernas y que le dolía mucho el cuello, cuando llegó la policía pensó que era para mí por estar embarazada. Los de la ambulancia le dijeron que no tenía nada más que los nervios. Conclusión, dado que ninguno de los coches tenía ningún daño, la policía me recomendó que firmase un parte amistoso. Lo firmé, se lo dí a mi compañía y me olvidé ... hasta ayer. Me ha llegado una carta del juzgado que tengo que presentarme por que me denuncia por lesiones. Cuando llamé ya no estaba el tramitador de mi seguro, el lunes me enteraré de todo pero ...

Entre la caldera y esto, no me encuentro con muchas ganas de nada. Supongo que lo entendeis.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Gnocchi de patata y bacon con salsa de tomate

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Noviembre nos invita a preparar todo un clásico de la gastronomía italiana, Ñoquis de Patata.

En un primer momento no me entusiasmó la idea, me encantan los Gnocchi que compró de Ranna y la verdad me daba un poco de pereza ponerme manos a la obra con ellos. Aún así decidí investigar por la blogosfera para encontrar una receta que me pareciese sencilla y prepararlos.
La encontré en los Gnocchi con crema de queso de cabra de Las recetas de Sara. He tomado prestada la receta para prepararlos por que me apetecía probarlos de la manera más sencilla, con una buena salsa de tomate. Eso sí, los he "tuneado" un poco y los he completado con un poco de bacon.

Ingredientes (2 personas)
  • 250 gr. de patata hervida
  • 50 gr. de harina
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharadita de sal
  • 50 gr. de bacon muy picado
  • Salsa de tomate
  • Queso rallado
Elaboración 

Por supuesto empezaremos preparando los gnocchi. Pelaremos la patata y la coceremos en agua hirviendo, la escurriremos y la dejaremos enfriar un poco. Las ponemos en un bol y las machacamos con un prensapatatas, añadimos la yema de huevo, la cucharadita de sal y la harina poco a poco mientras amasamos. Queda una textura cremosa pero muy manejable. Cuando ya está preparada la masa, añadiremos el bacon picado y lo uniremos. Dejaremos enfriar del todo para poder trabajarla.

Cuando la masa esté fría, la dividiremos en porciones y haremos, sobre una superficie enharinada, una especie de puros del grosor que nos interesen los gnocchis. Los partiremos en porciones y sobre cada una de ellas, haremos unas hendiduras con ayuda del tenedor para que penetre bien la salsa.


Preparamos la salsa de tomate como más nos guste. En este caso, como quería comprobar el sabor del gnocchi preparé una muy sencilla. Un sofrito con ajo y cebolla, añadimos el tomate, una pizca de azúcar y un poco de starlux. Cuando practicamente esté frito, una chorradita de vino y las especias (orégano, albahaca y estragón).

Cocemos los gnocchi en agua salada con mantequilla de poco en poco, cuando salen a la superficie ya están preparados. Los ponemos en una fuente resistente al horno, salseamos, esparcimos queso rallado y gratinamos.

Queda pendiente la foto con su salsa y su gratinado pero ... ¡nos los comimos sin acordarnos!


sábado, 13 de noviembre de 2010

Día para quemar tarjeta

Como deducireis por el título hoy ha tocado sacar la tarjeta a pasear un buen rato. Hacía mucho que teníamos pendiente mirar cosas para la nena, para la casa y para el coche. Como al Sr. de la casa le da mucha pereza ir a cualquier tienda (salvo que sea de deportes o de aparetejos electrónicos) hay que pillarle en un buen día y arrastrarle al consumismo salvaje.

En primer lugar nos hemos dedicado a Ángela. Ayer me avisaron que en una semana tendré las cortinas y la funda nórdica de su cuarto. Fue un poco de lío el tema de la funda, no me gustaba ninguna y al final la dibujé yo. Hace juego con las cortinas pero no coordina del todo y la verdad me encanta. Como pistas, no es cortina en sí, sino que es un panel japonés (la ventana es grandota) y la funda no tiene nada de infantil. En la tienda donde lo encargué todo, donde está Laura que es como de la familia (igual llevamos comprándole telas desde hace más de 15 años), les ha encantado el resultado. Espero que no me copien mucho. Y oye, les voy a hacer publicidad por que son un encanto, son cariñosísimas y tienen una relación calidad-precio estupenda. La tienda se llama ENTRETELAS y está en la calle Viva España (en Zgz, por supuesto). Eso sí, yo no estaba acostumbrada a pagar por que me hiciesen cortinas, colchas ... mi abuelo era tapicero de los de antes que te hacían de todo y maravilloso y ahora que no está te das cuenta de la suerte que tenías para estas cosas. Tenía unas manos privilegiadas y la verdad, las cosas que tengo hechas por él en casa son una joya.
La segunda parte era elegir una lámpara para su cuarto, como he dicho tiene poco de infantil así que es difícil encontrar algo que encaje y no tenga princesas o bailarinas por todos los sitios. Hemos mirado varios sitios y al final la hemos encontrado, el problema ha sido elegir entre dos modelos. Uno se ha venido a casa a ver si encaja y sino lo cambiaremos.
Por supuesto, cuando esté todo montadito os pondré fotos para que veais lo bonita que ha quedado pero ahora sólo es un proyecto a medio hacer.

Después le ha tocado al coche, la batería lleva haciendo cosas raras hace un tiempo así que le hemos mimado un poco y se la hemos cambiado mientras hacíamos las compras para mí.

Y para la mami ha caido una vestido-camiseta de Blanco que me ha encantado por su versatilidad. Durante el embarazo me sirve de camiseta y para este veranito, como el bombo no lo subirá, me servirá de vestido (siempre y cuando recupere mi talla). Es un gris perla con unos detalles de pedrería en el escote. Como me toca una cenita romántica y algo de fiesta después prometo fotillo.
La segunda cosa que ha caido es una cafetera. Hace tiempo que llevamos pensando en comprar una, no somos muy cafeteros y sabemos que no va a tener un uso diario así que teníamos que pensarlo bien. Mi suegra tiene la Senseo y la verdad no nos convence del todo así que ni la hemos mirado. Nos gustaba mucho el diseño de Nesspreso pero sólo puedes comprar cápsulas de café así que la hemos descartado enseguida.  Así que nos hemos quedado dudando entre Tassimo y Dolce Gusto. Al final nos hemos enamorado de la Nescafe Dolce Gusto Piccolo. Las razones, su reducido tamaño nos ha parecido ideal para tenerla en la encimera, el depósito de 0,6 l. encaja perfectamente con nuestras necesidades, la variedad de cápsulas (no sólo café) y, sobre todo, este color mandarina que nos ha enamorado a los dos.
Por supuesto ha sido llegar a casa y estrenarla con un Nesquik que estaba delicioso.


Y con esto finalizamos el día de la tarjeta.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Champiñones salteados con gambas al ajillo

Ayer fue un día raro, lo pasé entre médico para mí y veterinario para mi abuelete. Sobre todo veterinario, dada su edad (15 años) se mueve poquito y con la diabetes le ayuda a que cualquier herida mínima se transforme en úlcera. Ya soy una experta en estos temas así como en pinchar todo tipo de medicación o medicarle directamente. No se si debería plantearme hacer la carrera de veterinaria en mi futuro próximo.

En fin, que no tenía ni ganas de hacer cena ni de cenar. Cuando esto sucede un buen bol de leche con cereales me parece genial pero ... el Sr. de la casa si que tenía hambre así que hice estos champiñones que le encantan.



Ingredientes
  • 1 bandeja de champiñón
  • 100 gr. de gambas
  • 1/4 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco (Pajarilla)
  • Sal 

Elaboración

Siempre empiezo con las gambas, me gusta que se hagan muy lentamente así da un toque que parece confitado en el aceite con ajo. Limpiamos las gambas y salamos ligeramente. En una tartera de barro ponemos suficiente aceite de oliva para cubrirlas y añadimos los 2 ajos laminados cuando aún está frío. Dejamos a temperatura muy baja que los ajos empiecen a tomar color y entonces añadiremos las gambas. Dejaremos que se hagan muy lentamente.

Mientras limpiaremos los champiñones. Yo lo hago con un cepillo y luego los limpio un poco más con papel de cocina, no me gusta limpiarlos en agua por que luego sueltan demasiada al saltearlos. Una vez que estén limpios los laminamos anchos. Mientras en una sartén amplia pochamos el 1/4 de cebolla y los otros dos ajos restantes, cuando esté retiraremos el exceso de aceite. Simplemente, saltearemos rápido los champiñones en poco aceite y cuando estén añadiremos un poco de vino blanco. Dejaremos reducir y, justo antes de emplatar, añadiremos las gambas al ajillo con un poco de su aceite.

Mi abuela, alma mater de mi cocina, siempre lo prepara así y aunque los míos no llegan a su nivel siempre salen buenísimos. Rápido, fácil y sano.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Cosas buenas

El final de esta semana me ha traido cosas buenas, la prueba del azúcar ha salido bien por lo que no tendré que hacerme la larga de tres horas ni tendré que ir al endocrino. Eso sí, como he engordado 1/2 kg. más de lo que debía debo hacer un poco de dieta. 

 

 He tenido también una sorpresa de TRND, me han seleccionado en el proyecto SMINT 3 así que me han enviado unas cuantas muestras para probarlo. Espero poneros las fotillos esta tarde, estoy esperando para que el Sr. de la casa se decida con la cámara (él es mejor que yo).



 También tengo más cositas para Ángela, creo que ya os había dicho el nombre (¿o no?). Lo mismo de antes, esperando la cámara para enseñarlas.

Y para finalizar, ya se sabe que le pasa a mi caldera. El problema es de la chimenea, implica otro servicio de reparación diferente pero me aseguran que así se solucionará. Ya veremos.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Wok de tallarines y verduras salteadas a mi manera

Cuando compré el wok pensé que no lo usaría demasiado pero le estoy sacando muchísimo partido. Deja las verduras con un punto que me encanta, casi no usas aceite y puedes salteal casi de todo. En este caso tallarines, pero los de toda la vida. La diferencia, y por esto es a mi manera, es que al cocerlos les añado siempre un poco de colorante. La explicación es muy sencilla, mi abuela siempre cuenta que ellos la pasta la hacían siempre en casa y que nunca era blanca sino amarilla. Por eso, siempre que cuece pasta, añade azafrán o colorante por que a ella la pasta blanca no le parece normal. Así que yo estoy acostumbradísima a verla de ese color y, sobre todo, los macarrones si no son amarillos no me resultan del todo atractivos. ¡Cosas de la abuela!.

Este es un plato rápido de hacer, si se quiere se puede añadir pollo o cerdo y nos serviría de plato único (en mi caso con las verduras es más que suficiente).


Ingredientes (2 personas) 
  • 75 gr. de tallarines
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 2 pimientos verdes
  • 100 gr. de champiñón
  • 2 ajos
  • Aceite de girasol
  • Colorante alimenticio o azafrán
  • Sal y pimienta blanca
Elaboración

En primer lugar coceremos los tallarines en agua hirviendo con sal y un poco de colorante. Procuraremos que queden al dente por que luego los saltearemos con la verdura. Pasado el tiempo de cocción los escurriremos y reservaremos.

Cortaremos las verduras en juliana y saltearemos en el wok con un poco de aceite de girasol. Prefiero el de oliva pero el wok que compré tiene un tipo de aleación que no soporta su uso así que no me queda otra. Al saltear lo primero que añado es la cebolla y luego en orden, los pimientos, la zanahoria, el calabacín, el ajo y el champiñón. Así todos quedan con una textura similar.

Proceso de salteado
En cuanto tengamos salteadas las verduras, añadiremos los tallarines y les daremos unas vueltas. Y simplemente lo pasaremos a un bol y ... ¡A comer!.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Halloween fuera de las 4 paredes

Había que aprovechar la noche de los muertos vivientes así que, dada mi condición de "enterrada en vida", decidí aprovechar y salir a ver la fauna nocturna que casi tenía olvidada. Desde luego no fue una noche de locura sino más bien comedida, mi estado y mi nena no me lo permiten así que nada más allá de Sprite, café descafeinado y agua. Lo mejor, sin duda, la compañía. El Sr. de la casa, algunos amigos y las cuñadas (ellas detrás de la barra del bar donde estuvimos).

Es curioso ver como una tradición completamente ajena se ha apoderado de nosotros y de nuestras ganas de hacer el "ridículo" de forma consentida. Debo decir que nunca he sido amiga de difraces pero creo que, si decides hacerlo, por lo menos debes intentar que sea lo mejor posible. Ayer me harté de ver brujas que sólo llevaban un gorro, caras mal pintadas y gente con ganas de hacer el gamberro. También es cierto que ví grupos de amigos bien organizados disfrazados hasta el último detalle pero eran los menos. Servidora ya iba bien disfrazada, de bombón o patata rellena, lo que se prefiera. Mis cuñadas, que debo decir son de llamar la atención (tías buenas para la mayoría del sexo masculino) iban disfrazadas de viudas alegres y realmente estaban guapísimas, de negro con unos sombreros de tul sujetos por arañas y maquilladas para la ocasión. También es cierto que si se hubiesen puesto un saco el resultado hubiese sido el mismo, la materia prima es fundamental. Por desgracia, dado que el bar estaba llenísimo no pude hacerme una foto con ellas y es genial hacerlo ya que salgas bien o mal nadie te ve en la foto (jajajajaja).

Y lo mejor, un buen rato en el que no recuerdas que la prueba de azúcar ha salido mal y que te ponen a dieta sí o sí, que la caldera sigue sin funcionar o que estás en el paro. La única mujer entre 5 hombretones que se dedicaron al deporte nacional de criticar a todo el que se movía con un disfraz ridículo y anda que no me reí.

En fin, una noche para volver a sentime yo (aunque con limitaciones) y, pensando en eso, creo que aún no me conoceis así que os dejo una fotillo para que también os divirtais "criticando" (espero que seais muy buenos).

Perdón por la calidad, es de móvil.
Y hoy, día de Todos los Santos debemos recordar que la vida está ahí para eso, para vivirla, disfrutarla y exprimirla. Para descansar ya nos quedará la eternidad.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Cena rápida, Rollito de tortilla y pechuga

Os comenté que mi caldera fallaba pues, tras dos meses de venir cada dos días el técnico, aún va peor. Hoy se apaga y estoy sin agua caliente y sin calefacción. Mi mayor miedo, que tenga que estar así hasta después del puente por que la última vez llamé el miércoles y aparecieron el martes siguiente. No paran de cambiar una pieza y cada vez va a peor.

Por eso mi estado de ánimo no era demasiado bueno y me apetecía cenar algo caliente pero rápido. Me había sobrado al medio día algo de salsa de tomate y ajo y he decidido hacer estos rollitos. La foto no es demasiado buena por que la he hecho con el móvil, no pensaba publicarlo y al final me he decidido.



ROLLITOS DE TORTILLA Y PECHUGA


Ingredientes (2 personas) 
  • 3 huevos
  • 2 filetes de pechuga de pollo
  • 1 tranchete
  • Salsa de tomate y ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta blanca
Elaboración

Cortamos los filetes de pechuga en tiras finitas y los hacemos en una sarten a la plancha con poco aceite. No los salpimentamos por que, cuando estén dorados, añadiremos la salsa de tomate y ajo (simplemente tomate natural rallado frito con láminas de ajo). Lo coceremos todo junto a fuego bajo para que se impregnen de la salsa.

Batiremos los huevos que habremos salado y añadido un poco de pimienta blanca. Después en una sartén antiadherente haremos 3 tortillas finitas, como si fuesen unas creps.

El montaje muy sencillo, utilizamos la tortilla como si fuese una crep. Ponemos una tira de tranchete (o cualquier queso que funda), las tiras de pechuga con la salsa y los enrollaremos.

Sencillo, sano y rico. 

sábado, 23 de octubre de 2010

Judías mantequeras

Lo cierto es que no soy demasiado aficionada a lo verde, no me han gustado las verduras nunca y si como es desde hace pocos años y por que se que es necesario en una dieta equilibrada. Sin embargo hay un tipo de judías que me trae loca, las judías mantequeras. No me dí cuenta de hacer una foto antes de cocinarlas, son exactamente iguales que una judía verde pero su color es blanco. He mirado por internet y la denominación que las describe es judías de cera, sin embargo en mi casa y en el mercado donde suelo comprar se llaman como os indico en el título. En Zaragoza, con esa denominacion te entienden sin problemas.

Su mayor problema es que no es fácil encontrarlas, tienen un período muy corto de venta y, por desgracia, son caras (supongo que por que son escasas). Este año ya he empezado la temporada y de la mejor manera que me podía imaginar, con un buen plato de mantequeras del huerto de mi suegro.

JUDÍAS MANTEQUERAS CON SALSA DE TOMATE Y JAMÓN

Ingredientes (2 personas) 
  • 600 gr. de judías mantequeras 
  • 3 patatas
  • 1 pastilla de caldo vegetal
  • 1/2 cebolla
  • 2 ajos
  • Tomate triturado
  • Azúcar
  • 100 gr. de tacos de jamón serrano
  • Aceite de oliva virgen
  • 1/2 vaso de Pajarilla (vino blanco)
Elaboración

Limpiamos las judías como las judías verdes, es decir, quitamos las puntas y los hilos laterales. Las lavamos bien y a la olla. Pelamos las patatas y las chascamos en trozos grandes y las ponemos en la olla con las judías. En mi caso las preparé en la olla rápida así que lo cubro justito de agua y le añado 1/2 pastilla de caldo vegetal. Pondremos a cocerlas durante 6-7 minutos. Después las escurrimos y reservamos.

Picaremos la cebolla muy finita y la pondremos a dorar en una cazuela con aceite de oliva virgen. Cuando esté blandita añadiremos los ajos laminados y los taquitos de jamón. Sofreiremos todo junto hasta que el ajo se dore e incorporaremos el tomate triturado. Para quitarle la acidez yo le añado una cucharadita de azúcar pero esto es opcional, se que a mucha gente no le gusta, y 1/2 pastilla de caldo vegetal. No le pongo sal por que el jamón ya lo aporta.
Cuando el tomate ya esté frito le añadiremos el vasito de pajarilla (vino blanco) y lo dejaremos unos 5 minutos más hasta que se evapore el alcohol del vino.

Y para poder comerlo, rehogamos las judías con la salsa de tomate y jamón.


A mí me chifla, podría comer sin parar y no se por que, si lo haces con judías verdes normales no queda tan rico. Las judías mantequeras solas son más sosas pero su textura es diferente una vez cocinadas.

 

Espero que os haya gustado esta receta de lo más casero, de la tierra al plato.

jueves, 21 de octubre de 2010

De médicos y enfados varios

Así empecé ayer mi mañana, tocaba la prueba de la glucosa y no queda más remedio que sacar sangre. Llegué temprano a la clínica, más que nada por que ya sabía que me tocaría esperar una hora después del primer pinchazo, y entré rapidito a la primera extracción. Ilusa de mí pensé que sería sólo un bote, pues no, eran 4 y no veas que daño. Me ponen la tirita y a sangrar sin parar y dolor. En fin, me dan la bebida de glucosa y me dicen que me la tome sentada y que en una hora ni me mueva de la silla. Aquí llega la parte que más miedo me daba, todo el mundo me había prevenido de lo mal que sabía, de que tendría que aguantarme las ganas de vomitar, ... todo positivo, vamos. Así que respiré muy hondo y ¡todo adentro!. Sin embargo, la bebida no sabía mal para nada, era como un aquarius un pelín más dulce (o es que yo soy muy laminera y lo del azúcar no me afecta, jejeje). Pasada la hora, otros 4 tubos. El problema, que quiso sacarlos del mismo brazo. Empezó a urgar y no veas que dolor, como una quemazón. Al poco me dice que nada, que está inflamada la vena (no me extraña) y que al otro. También me pinchó dos veces pero lo consiguió. Conclusión, salí con los brazos que si me para la policía paso por una yonqui cualquiera.


Para continuar con la mañana agradable me fuí al INAEM, ya habían pasado los días de vacaciones y me tenía que apuntar para pedir mi prestación. Ya me habían avisado de la saturación pero aquello era algo espeluznante. Cogí mi número y "sólo" tenía 70 personas delante. Por supuesto ni una silla donde sentarte, un calor axfisiante (no se si por la calefacción o por la concentración humana) y bastante olor a humanidad (no se si la gente sabe que se puede duchar por las mañanas). Como me esperaba algo así, decidí ir a desayunar tranquilamente, busqué una cafetería con wifi y maté un buen ratillo allí. Yo creo que estaría algo más de 1 hora. Volvemos y la misma cantidad de gente, no hay sitio y me siguen quedando 50. Ahora comienza a aflorar el instinto de supervivencia, te pones en modo caza a la espera de que alguien se levante y lanzarte a coger el asiento. El problema es que no eres el único cazador. Por eso agudizas el oido y esperas captar alguna conversación que diga que ya le toca, el problema es que el 80 % de la gente no habla tu idioma. Al final logré sentarme y en previsión de la espera me puse música y me había llevado mi consola portatil. Podría haberme pasado el Supermario entero en el rato que esperé. En total 3 horas y media. Eso sí, con la persona que recogió mi documentación ni 5 minutos, ni me dijo cuanto tiempo tengo de paro, ni cuanto voy a cobrar  pero me pidió varios papeles que no ponen en los impresos que te dan para rellenar. Y yo diciendo, si lo avisan los traigo. Y nada se despidió con un "si los necesitan ya te mandarán una carta pero mentalizate que este mes no cobras". Oleeeee, viva nuestro sistema público de prestaciones. Menos mal que una es previsora y esperaba algo así que sino me veo comiendome la tierra del jardín.


Y como no hay 2 sin 3. Terminé el día con un problema que tengo crónico desde hace un mes. Mi caldera. En septiembre decidió empezar a dar problemas, la verdad es que la pobre en 8 años había funcionado siempre a la perfección. Como tienes contratado un seguro de asistencia llamas, viene un chico que no es el que la toca normalmente, creo que esto no le gusto a mi caldera que debe ser bastante fiel, y me cuenta que nada que es una tontería y que 150 Eur la reparación. Respiré aliviada y le dije que adelante. Pues al final fue el doble pero me aseguró que tenía caldera para rato. ¡Y anda que no tenía razón! Desde entonces vienen una media de dos veces por semana, me toman por loca y me dicen que todo está perfecto. Sin embargo me ducho con cambios de temperatura constantes (pasa de agua hirviendo a agua helada), la calefacción se enciende y se apaga cuando quiere y cuando debe estar muy cansada se apaga. Ayer por "ni lo se la vez", vinieron a casa y la suerte fue que mi caldera decidió apagarse durante la visita. Primer alivio, no estoy loca ni mi caldera está poseida. Segundo alivio, una de las piezas que cambiaron no funciona bien. Cambiamos al problema, pasó 2 horas cambiando esa pieza y poniendo otra y no hay solución. Han cambiado el modelo de la pieza, no hacen el de mi caldera y a la pobre no le gustan sus "zapatos nuevos". Al final parece que un modelo diferente le encajaba mejor y así lo dejamos. A las 2 horas se volvió a estropear. Nuevo aviso de reparación.

lunes, 18 de octubre de 2010

Nachos gratinados con chili y carne

Whole Kitchen en su propuesta salada para el mes de octubre nos invita a preparar todo un clásico de la cocina Tex-Mex, un chili con carne.

La verdad es que desde que ví la propuesta sabía que iba a hacer este plato. Creo que fue la primera vez que probé el estilo de cocina Tex-Mex y me encantó. Aún eramos novios cuando el "Sr. de la casa" y yo ibamos a comernos estos nachos a un restaurante llamado Henry J. Beans. ¡Nos encantaban!. Fue de los primeros restaurantes americanos que hubo en mi ciudad y, aunque ahora triunfan, entonces todos cerraron prácticamente a la vez. Para nosotros fue una verdadera pena, nos encantaba ir a merendar estos nachos.
Por eso traté de hacerlos en casa lo más parecido posible a la versión que tomabamos en este restaurante y, prácticamente son iguales. Esta vez me falto un poco de pico de gallo para echar encima del queso pero me dí cuenta tarde, ya habían salido del horno y hay que comerlos calientes.

Se que la receta se aleja mucho de la sopa de judías y carne original pero ... es nuestra forma de comer chili con carne. No nos gustan las latas de chili con carne así que hago una versión con las Baked Beans de Heinz y como es difícil encontrar jalapeños, recurro a Old El Paso.




Ingredientes

  • 1 bolsa de Doritos Tex-Mex
  • 150 gr. de carne picada de magro y ternera
  • Salsa de tomate frito casera
  • 1 bote de Baked Beans (Heinz)
  • 1 bote de Jalapeños (Old El Paso)
  • 1 bote de nata líquida espesa
  • 1 cebolla
  • 3 ajos
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 tomate
  • Molinillo de Sensaciones de Louissiana (Carmencita)
  • 1 trozo de queso Cheddar
  • 3 rodajas de Mozzarella
  • Queso rallado 4 quesos
  • Estragón, albahaca, orégano
  • Sal y pimienta negra
  • Aceite de oliva

Elaboración

La preparación es bastante sencilla aunque lleva cierto tiempo preparar todos los elementos por lo que lo dividiré en dos pasos, preparar la salsa de judías con carne y la salsa de queso.

Salsa de judías con carne 

Primero, escurriremos las judías. Esto lo hago por que no me gusta la salsa de tomate que llevan, prefiero utilizar la mía.

Mientras cortamos a cuadraditos muy pequeños la cebolla, el pimiento verde y el pimiento rojo y cortamos un poco más grande los ajos. Los ponemos a pochar en una sartén grande muy lentamente en poco aceite. Cuando la cebolla empiece a dorarse y los pimientos se estén ablandando, añadiremos la carne picada. Daremos una vuelta y sazonaremos con sal y el molinillo de Sensaciones de Louissiana. Subieremos a fuego medio y dejaremos que la carne se haga en su propio jugo.

Por último añadiremos el tomate, dejaremos que se fría con las verduras y la carne. Probaremos y rectificaremos de sal. Reservaremos fuera del fuego y añadiremos los jalapeños, cortados también en cuadraditos pero de un tamaño mayor para que sean reconocibles, y las judías escurridas.

Salsa de queso 

Pondremos la nata líquida a calentar con pimienta negra recién molida, removeremos hasta que hierva y entonces añadiremos el queso cheddar, la mozzarella y un tranchete (a mí me gusta por que da más cremosidad). Bajaremos el fuego y dejaremos que todo se ligue. Por último, sazonaremos con especias (estragón, albahaca y orégano en mi caso). Tiene que quedar como una especie de puré. Si queremos darle un toque un poco más amargo se le puede añadir un poco de yogur natural. 

Emplatado 

Cuando empecemos a preparar la salsa de queso, precalentaremos el grill del horno a una temperatura elevada (unos 200º). Volcaremos la bolsa de Doritos en una fuente resistente al horno y procederemos a cubrirlos. La salsa de queso la pondremos en primer lugar y después la de tomate con las judías y la carne. Por último, esparciremos el queso rallado y lo meteremos al horno. El proceso de emplatado tiene que ser rápido por que sino con las salsas los doritos se ablandan. Con el grill en máxima potencia dejaremos los nachos el tiempo justo para dorar el queso rallado. Al sacarlo lo decoraremos con pico de gallo. En mi caso no me dí cuenta de prepararlo antes (gran error) así que decoré con el tomate sólo. Para que sepais se prepara cortando un tomate y una cebolleta en trocitos pequeños, se sazona con sal y cilantro y se vierte el zumo de una lima.


Y este es el resultado, como siempre no quedó ni una miga. El problema es que es un plato que no es demasiado bueno para las dietas así que procuro tardar mucho tiempo en hacerlo.